domingo, 3 de marzo de 2019

NEGRAS INTENCIONES

El cielo ha querido regalarme
su espectáculo estacional...
y yo que tenía planes hasta más tarde...
me ha despertado con su dulce golpeteo
sobre los techos...
hacía más de dos semanas no llovía
con tanta gana...
que el festejo de los pájaros contagiaba
la emoción...
sonreí adormilada desperezándome...
no me contenía...
abandonando el tibio nido...
yéndome hacia el gran ventanal
de mi cuarto...
descorrriendo el fino filtro de los curiosos
y así deleitarme en la visión sin igual...
una inmediata exclamación del cielo...
seguido de un latigazo eléctrico que hizo estremecer mi descarada desnudez
sin cubrir...
al bajar la mirada me sorprendía
de improviso...
en el borde del ventanal...
entre las flores de azúcar rojas y blancas....
se encontraba una pequeña y coqueta cajita envuelta en papel brillante...
al entreabrir con la rapidez sin demora
he ido a por ella...
adjunta una tarjeta...
que si apenas pude leer lo que las goteras aún no borroneaban..
reconociendo la letra al instante...
Para mi amor.............21:30 ....apartamento...
lo demás era ilegible a causa de la lluvia...
mi primera sonrisa matinal tenía dueño
y el mejor motivo...
caminé por el enbaldosado fresco mientras desenvolvía la sorpresa...
instantaneamente mi  imaginación se disparó al abrir la cajita de color rojo...
dentro se encontraba un elegante y sexi
conjunto de lencería...
las voces libidinosas comenzaron
a murmurar en mi cabeza...
dando sugerencias que me supieron
bien seducir...
un suave fuego comenzaba a arder
por las fibras de mi ser...
y mi corazón  pulsaba fuerte y constante...
tan alegre como yo...
aleteando por lado izquierdo a mi entrepierna...
que así me tendría hasta la calma regocijante de aquel deseo latente...
pensé en mi piel blanca...
el amor y sus negras intenciones
como el color del conjunto...
perfumado éste con su colonia
que me hacía soñar despierta...
y a mis manos las ponía sonámbulas
por los rincones de mi cuerpo...
las sentía en su paseo erotizante...
cerrando los ojos invadida de sensualidad...
concentrada en la dulce melodía
que no cesaba... ...
yo deseándole en un día
que comenzaba interminable...
hasta las 21:30 horas apasionantes.

                     Juana R.