viernes, 1 de marzo de 2019

REINA

la visión desde este punto
no se parece a ninguna maravilla
que mis ojos de tu paisaje
hayan visto nunca...
tu aliento ahora forma parte del aire...
y tus maldiciones se transforman
en letales boomerangs
que el cielo te regresa...
desde la altura del pedestal de su abrazo...
te diviso en la infinita nada ...
lloras lágrimas de sangre...
y tu corazón es alimento
de los pájaros negros de mi mente...
solo resuena el eco suplicante de tu latir
por los rincones del silencio sacro...
mis oidos solo son a su voz...
de mis plegarias de amor
veneraciones a él...
me soltaste...
desde sus brazos es la ansiada
libertad que me concede...
es él hombre celeste a mi admiración...
soy la reina de su mejor jugada maestra...
amo y señor mío de mi alma y corazón.

                    Juana R.