sábado, 2 de febrero de 2019

EN EL DEVOCIONARIO DE MI PIEL

Solíamos innovar... ...
en ocasiones el era pájaro y yo fantaseaba
en su libertad desde la sábana...
tanto el sentimiento me embargaba
que estaba ciega de amor por él...
sabiendo del fuego:
en el aire su fragante calor...
escuchando su voz ronca y entrecortada...
por la agitación evidente
que a mis labios rozaba...
sacudida en la vibración de sus emociones:
causal del derrumbe
de todas sus caricias en mi...
en el devocionario de mi piel
las marcas  de verdadera fe:...
en muñecas y tobillos silueta
de lujuria tatuada...una...
dos...tres y más vueltas...
de rodillas florecidas...
como así las redondeces
bordadas en rojo delirio suya...
que estaba ciega de amor por él...
deseosos eran mis ojos por ver
la divina visión de las promesas
en su cuerpo oculto antes del "amanecer".

                           JUANA R.