domingo, 27 de enero de 2019

EN LA GLORIA DE SU PIEL

En un breve lapso
retomamos la compostura...
allí estábamos
como dios nos trajo al mundo...
acelerados y sudados...
tensos de excitados... ...
nos miramos unos segundos
y convenimos...
caminamos tomados de las manos
con el último resto apacible...
no me prometio cielo ni luna...
no hablo ni siquiera de una estrella...
si me hacía comentarios sobre los deseos
en el corto trayecto... ...
no quería promesas
ni me interesaban los obsequios...
estábamos aptos y sin demoras
en su desordenado dormitorio de soltero...
al diablo con la luna...
el cielo o las estrellas!...
para mi aquéllo era la mismísima gloria.

                          JUANA R.

EL BOSQUE DE TUS LETRAS

He deambulado en el sombrío y húmedo
bosque de tus letras...
el instinto me guía...
sin recelos a la sombra de tus versos...
eres el hombre que a la naturaleza ama...
que de armas no sabrán
tus manos blancas...
que no habrá corazón que no se hablandara
a la tersura que mira desde tu presencia...
imagino de la misma calidad...
el lóbulo de tu oreja morbosa...
tu cuello latente...
tu mentón prolijo...
tu labio inferior de delirios míos...


sueño con el mordizco juguetón en tu piel...
el dulce zarpazo que abra tu carne
y escapará tu corazón...
pájaro de encendido plumaje...
ésa dormida pasión tuya que
despierta en el aire de mi aliento febril...
oyendo andarán papilas...
al paso de mi lengua trina trina... ...
como ha de trinar para mi!.

                 JUANA R.